La secreta boda de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam

 

La Provenza francesa ha sido el bucólico escenario de la boda religiosa

de la hija de Carolina de Mónaco y el productor de cine francés.

 

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam se dan, por segunda vez, el “sí, quiero” en una ceremonia íntima y religiosa celebrada en Saint-Rémy, un pequeño pueblo de la Provenza francesa.

Dos años de noviazgo y un hijo en común contrajeron matrimonio el pasado 1 de junio en el Palacio de Grimalde, en Mónaco, celebrando la fiesta en la misma villa donde el fallecido Karl Lagerfeld vivió diez años. Ahora, y por sorpresa, vuelven a vestirse de blanco para declarar su amor.

La novia, con un romántico vestido con escote bardot, encajes y volantes que ha conjuntado con un ramillete de espigas y flores de lavanda.

Una boda muy rústica, íntima y especial para ellos

 

El pueblo de Saint-Rémy tiene mucho significado para la familia Grimaldi: fue el mismo lugar donde Carolina de Mónaco se refugió junto a sus tres hijos tras la muerte de su segundo marido, Stéfano Casiraghi. Un lugar lleno de recuerdos que siempre les ha dado mucha paz. Tras la ceremonia religiosa, los novios celebraron la fiesta posterior en los jardines de la casa de Carolina, un escenario de cuento de hadas decorado con guirnaldas de luz, luces en tonos morados y velas que han creado una atmósfera íntima y bucólica para la ocasión.

Aunque la boda ha sido de lo más discreta, varias imágenes han llegado a las redes sociales filtradas por invitados que han compartido

la imagen del regalo de los novios: unos ramitos de lavanda de cultivo biológico hechos a mano con los nombres de Charlotte y Dimitri.

Nos encanta tanto la elección del vestido romántico, como el detalle y el significado tan especial del lugar de la celebración.

 

¡Enhorabuena!

 

 

Deja un comentario